Aplicación de los recubrimientos en polvo

El método de aplicación más común es por pulverización electroestática, normalmente usando la pistola de aplicación de alto voltaje denominada “Corona”.

El recubrimiento en polvo se pone en una tolva de fluidización, donde se alimenta aire limpio y seco a través del polvo, haciendo que las partículas se comporten como un fluido. El polvo en forma fluidizada se puede enviar entonces a través de tuberías de alimentación a las pistolas de pulverización.

El aire alrededor de la boquilla de la pistola de pulverización está cargado electrostáticamente. Esto ioniza las partículas de polvo, dando al polvo una carga negativa. Una pequeña cantidad de aire empuja el polvo hacia el sustrato metálico, que está conectado eléctricamente a tierra.

Una partícula cargada siempre viajará hacia un objeto conectado a tierra. De este modo, el polvo se mantiene en su superficie por una unión electrostática fuerte.

Hay muchos tipos y formas de pistolas de pulverización de Corona. Y existen variaciones sobre el tema de la carga de la Corona con campanas y discos.

También hay variaciones en la forma en que se crea carga electrostática. La pistola denominada Tribo utiliza carga por fricción para lograr el mismo efecto que la pistola de Corona pero sin generar un campo eléctrico. Las ventajas de la aplicación con Tribo pueden aprovecharse para poder acceder a espacios con recesos profundos.

Otra manera de aplicar recubrimientos en polvo es por inmersión en lecho fluido, método que es utilizado por una serie de industrias especializadas.

Aplicación electrostática

En este método de aplicación, se utiliza un generador de alto voltaje para cargar un electrodo en la punta de la pistola de pulverización. Esto crea un campo electrostático (o corona) entre la pistola y el sustrato. Las moléculas de gas del aire recogen los electrones emitidos por la corona. Esta carga negativa es, a su vez, transferida a las partículas de polvo a medida que son impulsadas desde el cabezal de la pistola hacia el sustrato. Las partículas de polvo cargadas se depositan sobre el sustrato conectado a tierra.

Aplicación tribostática

En este método de aplicación, las partículas de polvo se cargan haciendo que se muevan a lo largo de una superficie con diseño y forma especial. Las partículas cargadas por fricción se ven entonces atraídas por el sustrato y se depositan sobre el mismo. El grado de carga por fricción es controlado por el volumen de polvo suministrado a la superficie de la carga y la velocidad con que se mueve a por la superficie, pudiendo ambas variables ser controladas por el operario de la pistola tribostática.