Lecho fluidificado

Los recubrimientos en polvo pueden aplicarse comercialmente mediante lecho fluidizado o pulverización electrostática, siendo este último método el más común con mucho.

 

 

 

 

Lecho Fluidificado

El lecho fluidizado se diseñó originalmente para la aplicación de recubrimientos en polvo termoplásticos y sigue siendo el método más común de aplicación de estos productos. En el caso de recubrimientos en polvo termocurables, su uso se limita generalmente a los casos en que se requiere una capa excepcionalmente gruesa, por ejemplo, de 250-500 micras, en una sola aplicación, como para el recubrimiento de válvulas para tuberías de gas y agua, donde es esencial un acabado duradero y resistencia a la corrosión.

Esencialmente, el lecho fluidizado consiste en un tanque con una base de membrana porosa, a través de la cual se alimenta un suministro de aire controlado de baja presión. Esto sirve para fluidizar el polvo dentro del tanque, dándole propiedades similares a un líquido, reduciendo así su resistencia a los objetos que entran en él y asegurando un recubrimiento homogéneo.

Los objetos a recubrir se precalientan a una temperatura por encima del punto de fusión del recubrimiento en polvo antes de su inmersión en el lecho fluidizado. El espesor del recubrimiento se determina mediante el tiempo de inmersión en el lecho y la temperatura de precalentamiento del objeto. Cuando los objetos son lo suficientemente grandes, el calor retenido puede ser suficiente para curar el polímero, de lo contrario se requerirá un calentamiento posterior.

Ventajas

1)    Puede obtenerse un recubrimiento excepcionalmente grueso y resistente a la corrosión en un ciclo de inmersión y secado al horno.

2)    Con recubrimientos en polvo adecuadamente formulados, pueden obtenerse películas uniformes.

3)    Bajo coste inicial de la planta

Desventajas

1)    Se requieren cantidades relativamente grandes de polvo para cargar el tanque.

2)    La pieza de trabajo debe precalentarse y, en algunos casos, calentarse a posteriori para un curado completo.

3)    Este método sólo es aplicable a aquellos casos donde se requiere un espesor de película grueso.

4)    Este método se limita a artículos de forma relativamente simple.

5)    El metal fino no puede recubrirse por su capacidad calorífica insuficiente.