Cambio de colores durante la aplicación del recubrimiento en polvo

En cualquier operación de recubrimiento en polvo utilizando diversos colores o tipos de polvo hay riesgo de contaminación que ocurre durante el cambio entre los recubrimientos. Sin embargo, es posible minimizar este riesgo utilizando procedimientos de limpieza bien programados.

Cuando se realiza un cambio de color, la operación de limpieza debe seguir la misma ruta que sigue el recubrimiento en polvo cuando se pulveriza. Por lo tanto, la limpieza debe comenzar por la tolva seguida de las bombas, mangueras y pistolas, que a su vez deben ir seguidas por una limpieza a fondo del recinto de la cabina.

La limpieza se completa con la limpieza o cambio del sistema de recuperación. Todas las operaciones de limpieza con aire comprimido deben ser realizadas dentro de la cabina para garantizar que el polvo esté contenido, reduciendo así el riesgo de contaminación del aire.

El periodo de tiempo que tarda el cambio de color puede variar ampliamente dependiendo del tipo de planta y de su configuración. Para las operaciones que requieran realizar muchos cambios de color de forma frecuente y rápida, puede ser necesario disponer de cabinas múltiples. Como alternativa, los proveedores de equipos más importantes ofrecen actualmente cabinas con paredes de láminas de polietileno que se cambian con cada cambio de color para eliminar la necesidad de limpiar la cabina.

Los sistemas de recuperación de ciclón son autolimpiantes en su mayoría y requieren poco mantenimiento.

En el caso de los sistemas de cartucho, es necesario utilizar unidades de recogida de cartuchos específicas para cada color. Si se requieren muchos colores, puede ser poco práctico utilizar un gran número de unidades.