Ligero como una pluma. Bueno, no es posible que un coche llegue a ser tan ligero. Pero los materiales modernos pueden ayudar a reducir significativamente el peso de los vehículos. Así reducen su consumo de combustible y son más respetuosos del medio ambiente.

En la industria de la automoción, los materiales compuestos se están convirtiendo en una seria alternativa a los sustratos tradicionales como el acero y el aluminio. Los materiales compuestos ofrecen una mayor flexibilidad de diseño, una mejor relación resistencia-peso, y una mayor resistencia a los productos químicos y al calor. El uso de materiales compuestos en la industria del automóvil pueden reducir el peso del vehículo hasta en un 35%, reduciendo significativamente el consumo de combustible. Los compuestos más conocidos son SMC (Compuestos de moldeo laminar ) y BMC (Compuesto de moldeo en masa). Se trata de poliésteres reforzados con fibra de vidrio con un historial probado como material técnico con cualidades únicas.

Ningún sub segmento asignado a este mercado