Functional

La corrosión del acero de refuerzo es el principal problema en la construcción con hormigón armado. Las causas principales son las sales y sustancias atmosféricas, especialmente las sales de las carreteras y la sal del mar en los edificios próximos al mar, o los problemas causados ​​por ácidos.

Si se corroe el acero del hormigón armado, las estructuras pueden llegar a ser poco sólidas e incluso colapsarse. Afortunadamente, nuestra gama de productos Resicoat RB 600 puede proteger el acero de refuerzo de la corrosión normal causada por las sustancias antes mencionadas. Dependiendo de los requisitos, la gama Resicoat RB tiene una serie de recubrimientos flexibles y no flexibles homologados según la norma ASTM A775 y aprobados por muchos Departamentos de Transporte en EE.UU..